sábado, 11 de junio de 2011

Sólo sexo…y nada más!!!

Hombres y mujeres somos biológicamente diferentes, ya no sólo en cuestiones sexuales sino, desgraciadamente cerebrales y es algo que no podemos cambiar.


Últimamente me he encontrado con algunos casos que me han hecho decidirme a escribir esta nueva entrada.


Por qué las mujeres, aunque creamos que sólo hay sexo….y nada más, en la mayoría de los casos, nos terminamos enganchando de ellos, después de varios encuentros con la misma persona. ¿Qué nos pasa a nivel cerebral? ¿Hay alguna terapia/vacuna o medio para no terminar implicándonos emocionalmente con ellos? ¿ Por qué nos gusta tanto terminar siendo dependientes, me volverá a llamar, qué debe pensar…? Lo analizamos todo, lo pensamos, lo volvemos a pensar, lo contamos, lo volvemos a contar y no paramos………..!!!!!!!!


He dicho en la mayoría de casos, ya que en aquellos, que sí que realmente decidimos no implicarnos y, tener sólo sexo nada más, el cerebro primitivo del hombre, reaparece con toda su fuerza, y prepara todas sus armas para ganar la batalla. Aparecerá equipado de (seducción, mentiras, mensajes, llamadas....) disparando hasta que TE SIENTAS FALSAMENTE ÚNICA.


Adoro ver llegar estas guerras....son tan divertidas.


Si eres mujer y te encuentras en esta situación, disfruta todo lo que puedas y recuerda, no aceptes la conquista….si sólo quieres tener sexo…y nada más!!! Disfruta.

jueves, 3 de diciembre de 2009

Tic Tac Tic Tac…..

Artículo que me pareció interesante y que me pasó, precisamente un hombre.

Me quedo con lo siguiente: La conclusión a la que han llegado es que una relación saludable no es cuestión de aguantar horas, sino de minutos, de pocos minutos. Sin comentarios.......

N. RAMÍREZ DE CASTRO
2-4-2008 09:05:27
Ni sesiones maratonianas ni relaciones exprés. El coito perfecto o, al menos, el más correcto desde el punto de vista médico debería durar entre 3 y 13 minutos. Ni más ni menos. Por debajo o por encima de esas cifras las relaciones deben considerarse demasiado cortas o largas en exceso, según las conclusiones de un estudio científico que se publica en el último número de la revista «Journal of Sexual Medicine», la publicación especializada que dirige el «padre» científico de la famosa viagra, que acaba de cumplir su décimo aniversario en el mercado para alivio de muchos.
En una sociedad obsesionada por calcularlo y medirlo todo, faltaba por establecer el tiempo medio de duración de una sana y satisfactoria relación sexual. Los sexólogos Eric Corty y Jenay Guardiani de la Universidad de Pensilvania se pusieron a ello y terminaron por calcularlo. En este caso, no por establecer una media más o buscar un récord Guinness, sino para acabar de un plumazo con todos los falsos mitos que rodean las relaciones sexuales. Y sobre todo para evitar frustraciones porque lo difícil es que los resultados coincidan con las fantasías habituales que alimenta la cultura popular.
Cuestión de pocos minutos
La conclusión a la que han llegado es que una relación saludable no es cuestión de aguantar horas, sino de minutos, de pocos minutos. Entre 1 y 2 minutos se considera una relación sexual «demasiado corta»; de 3 a 7 minutos, «adecuada»; «deseable» si se mantiene entre 7 y 13 minutos y «demasiado tiempo», hasta la media hora de duración.
En este espacio no se incluyen los prolegómenos ni los juegos previos, sino el tiempo de penetración vaginal. Los resultados contrastan con la creencia de muchos hombres y mujeres de que el coito debe durar entre 15 y 20 minutos, como han mostrado algunas encuestas en Estados Unidos. El doble de tiempo de lo que en este estudio se considera una relación satisfactoria.
Diseñar terapias
Este estudio ofrece datos reales por lo que puede «animar» a muchos hombres y mujeres y «evitar decepciones sexuales», escriben Corty y Guardini en su estudio. La investigación también se convierte en un buen punto de partida para poner en marcha terapias para personas con problemas sexuales, tanto físicos como psicológicos.
«Si un paciente está preocupado sobre cuanto tiempo debería durar la cópula puede que su cabeza no permita a su organismo actuar con normalidad. Nuestros datos pueden ayudar a cambiar el abordaje del paciente. Puede que sólo necesite la ayuda de un terapeuta, en lugar de un fármaco», puntualizó Corty.
Tanto Corty como Guardini esperan que su aportación científica rebaje las expectativas a un nivel más real. Están convencidos de que la imagen de la sexualidad que se ofrece en los medios de comunicación y en el cine induce a equivocaciones que conducen a una disminución de la función sexual. «En un modelo de fantasía, los hombres tienen que tener un pene grande, unas erecciones duraderas y aguantar toda la noche. Y parece que hay muchos hombres y mujeres que comparten esta opinión», apuntó Corty.
Además de los dos autores principales, en la investigación realizada han participado miembros de la Sociedad para la Investigación de Terapia Sexual, que incluye psicólogos, psiquiatras, trabajadores sociales, terapeutas familiares y de pareja

viernes, 11 de septiembre de 2009

Despacio....Bonita palabra.

Como ya comenté en la primera entrada del blog, tengo pendiente analizar el siguiente punto.


MOVIMIENTO RÁPIDO E INTENSO


Así que, voy a ponerme con ello.


Empecemos por plantear la siguiente pregunta. ¿Te has visto alguna vez con la necesidad de decirle a tu pareja sexual, mientras estabas en pleno acto lo siguiente ... Despacio, suave, con delicadeza, quieto...?
  • Si es que , sigue leyendo.
  • Si al contrario, no, nunca has tenido esa necesidad, ENHORABUENA, formas parte de ese porcentaje de mujeres que salen con máquinas sexuales, que conocen el funcionamiento de una mujer, y a partir de ahora conocidos como gatos, no conejos. No lo dejes escapar y disfruta, todo lo que puedas y más.



Pero como ahora no toca analizar a los gatos, sino a los conejos, voy a seguir con el tema.


¿Por qué nos pasan esas lindas palabras por la cabeza y en ese momento? No es que no tengamos otra cosa mejor que hacer en ese momento, ni que tengamos que participar en un concurso de sinónimos. Sino, que al contrario....y al igual que ellos, también queremos disfrutar, también queremos tener un orgasmo.


Pongamos la siguiente similitud, ya que creo que con ejemplos todos lo entenderemos mejor.


Ejemplo:
Si pasamos suavemente un dedo por encima de la mano, o por la parte interna del antebrazo. ¿Sentimos gusto, no?,¿ y si repetimos ese mismo movimiento, rápidamente, sucesivas veces, e intensamente?. A no ser que tengas muy curtida la mano, llega que molesta, incluso provoca quemazón.


Pues basándonos en este breve ejemplo, eso es lo que sentimos, y por lo que nos vemos con la necesidad de decirlo, o de pensarlo.... (despacio, suave, con delicadeza, quieto, paraaa).


Normalmente, le intentas guiar un poco y no porque tengas complejo de GPS, sino porque sabes que si sigue así, la cosa no llegará a buen final, no llegará al destino correcto. De todas formas, los hay que aún con indicaciones, terminan perdiéndose. Y mira que es fácil el camino...


Hombres y mujeres, no funcionamos de la misma forma y si queremos disfrutar, hay que conseguir que entiendan lo que ya hemos mencionado anteriormente.

No es tarea fácil, ya que el conejo no suele cambiar de hábitos, pero no imposible.


Próximamente, más.....







sábado, 5 de septiembre de 2009

Nunca es tarde

Hoy he decidido crear este blog, aunque debo confesar que hace tiempo que tenía la idea en mente. Dejo como incógnita de dónde me ha venido la inspiración.....

Con él, no pretendo ofender a nadie, y mucho menos a los conejos, lo que sí que pretendo es que "algunos" se den cuenta de lo que significa el título del blog, la metáfora.

Así que.... con esta primera entrada, sólo voy a descifrar cómo podemos detectar a un hombre conejo:

Empecemos por algunos posibles rasgos:

- Puede tener las orejas grandes o caídas, como el conejo Belier, o pequeñas y en punta como el Armiño.

- Puede ser grande o enanito

- Educado, juguetón, manso, nervioso, tierno.

Pero las características concluyentes , son las siguientes:

- Desarrollo hormonal acelerado

- Duración apareamiento de "alrededor" 15 segundos....vamos....rápidito

- Después de copular, empieza a sentirse cansado...e incluso algunas especies se refugian a descansar después del acto.

- Movimiento rápido e intenso.*


* Este punto lo analizaremos próximamente.